Imaginando el Futuro de la Educación Superior

escrito por Kelly Teamey y Udi Mandel

El Aprendizaje se lleva a cabo en el corazón, en las manos y en la casa, no solamente en nuestra cabeza. 
¿Qué siginifica eso para las Universidades del Futuro?

En los pasados 12 meses hemos viajado al Norte, Centro y Sur de América, Australasia, Sud-Este Asiático, y Sur del Asia,
visitando lugares como Red Crow Community College;
la Escuela Popular de Comunicación Crítica de Brasil en la fabela más grande de Río de Janeiro;
el nodo Latinoamericano de Gaia Universidad en Chile;
el proyecto Nativo de Australia Mulka Project;
la Academia Adivasi Universidad Swaraj en la India;
y la Unitierra en Oaxaca, México.
Estamos haciendo una serie de cortos a través del camino.


Territorio de la Reserva Blackfoot, tomado de Red Crow Community College.


Ubicada en las mismas paredes que alguna vez albergaron la Escuela Residencial Misionera de Santa María, está la Universidad Comunitaria Red Crow(Cuervo Rojo).
Yace en la Reserva de las Primeras Naciones Blackfoot.
Hasta la década de los 70, los hijos de las Primeras Naciones de Canadá fueron removidos de sus familias y enseñados la cultura europea de los migrantes en estas escuelas “misioneras” como parte de una política de asimilación apuntando a destruir el estilo de vida indígena.

Muchos facilitadores trabajando en la Universidad han sido forzados a atender a la Escuela Santa María cuando era niños. No obstante, por medio del control de su propia educación, han sido capaces de crear el programa “Estudios Kainai” (Kainai Studies) para reclamar su cultura.
“Kainai” (o “sangre”, como se le llama en español) es una de las cuatro bandas de la Confereración Blackfoot.

El programa Estudios Kainai está enseñando a una nueva generación de estudiantes, pertenecientes a la comunidad Blackfoot, comunidad anexa y estudiantes del mundo, el lenguaje, conocimiento y prácticas culturales que han dado vida a la gente de esta región durante milenios.

En esta acción, la filosofía y práctica de una educación superior también están siendo cuestionadas y transformadas.

No sólo se trata de aprender el conocimiento indígena. Estudios Kainai explora en profundidad la pedagogía. El objetivo es empoderar a los estudiantes en interactuar directamente con el mundo exterior del salón, a crear relaciones con el territorio y la comunidad que ha sido destruida por la escuela tradicional.

Narcisse Blood (Narciso Sangre), un sabio anciano Blackfoot y co-fundador del programa Estudios Kainai, nos explica:

«Las bases de nuestra relación con los migrantes europeos (newcomers) era temor. El miedo era la forma de los fuertes y esas grandes paredes que pusieron alrededor de ellos mismos, para mantenerse a salvo de los Nativos y así mismo del Ambiente. Esa metáfora como Fuerte, para mí, está desplegada explícitamente en las universidades. Universidades creen que lo saben todo. Ellos temen salir de esas paredes, especialmente aquí en América del Norte.

¡Hey, allá afuera también hay conocimiento!”

Narcisse Blood, co-fundador del programa Kainai

En contraste, en la cosmovisión Kainai/Blackfoot una visión global de la vida como proceso largo de “volverse complemente humano… de aprender cómo adaptarnos a nuestro entorno ecológico, y no de manera contraria”,  como Ryan Heavyheadnos puntualiza, otro co-fundador del programa.

Los estudiantes gastan tiempo sentados en un lugar particular del territorio, 2 horas al día, 3 días a la semana, a través de todo el año, para aprender los matices de las estaciones. Poco a poco, esto los habilita a aprender todo respecto al lugar y a todas las plantas y animales viviendo allí –más importante, para construir relaciones con el territorio y 

“dejar que el territorio aprenda quienes somos de nuevo.” 

La Universidad Comunitaria Red Crow es una de los muchos experimentos del mundo que están activamente re-imaginando la Educación Superior para superar las crisis sociales, económicas y ecológicas actuales. Muchas de ellas han emergido de movimientos sociales y ecológicos, y comunidades indígenas. Ellos representan una ‘revolución silenciosa’ –silenciosa porque son ignorados por la educación hegemónica y los medios.

Es importante porque los sistemas de educación son la manera más eficiente en que podemos o destruir completamente la imaginación y crear pensamientos cerrados, o habilitar a las sociedades a manejar las diferentes crisis que enfrentarán en el futuro. La solución no es simplemente expandir el accesoa la educación (la narrativa política actual), mas transformarla y ampliarla para que diferentes conocimientos sean considerados útiles y legítimos.

“Es difícil imaginar un futuro humano, decente y sostenible sin acentuados cambios en la sustancia y proceso de educación en todos los niveles, comenzando en la Universidad.”  

Dice el Profesor David Orr en una entrevista que le hice.

Esos trabajando en la Educación Superior están experimentando una realidad opuesta: Burocracia excesiva y no democrática, y liderazgo gerencial como estas instituciones conforman el “mercado global del conocimiento”. Costos, deudas, y competencia para los puestos de trabajo aumentan, mientras los prospectos de empleo decaen. Esto a llevado a un número creciento de jóvenes a cuestionar el propósito y viabilidad de la educación universitaria, especialmente las que persiguen saber el mundo desde un punto de vista distante y abstracto, sesgado de las relaciones entre nosotros y el mundo que nos rodea.

Nosotros dos hemos gastado largo tiempo en este tipo de sistema académico, y hemos sentido el constreñimiento y la frustración aumentando. Así que en Septiembre de 2012 dejamos nuestros trabajos para lanzarnos en un viaje auto-financiado diseñado para documentar aproximaciones innovativas al conocimiento y el auto-descubrimiento.

Tomada de unitierra.blogspot.com

En Unitierra, el aprendizaje es una actividad que se lleva a cabo entre amigos,  enraizado en sus creencias, esto significa que es conducido sin jerarquías. Pensar y hacer están íntimamente ligadas, y una de los objetivos clave es volver a tejer el tejido social de la región a través de cuidar la autonomía y creatividad colectiva, así las actividades de aprendizaje son guiadas por las necesidad de la gente local.

Durante nuestra visita de 2 semanas en Unitierra, atendimos dos talleres prácticos, uno de propagación urbana de árboles y frutas, y otro de cómo construir un sanitario ecológico compostero (seguido de una discusión crítica respecto a lo sagrado del agua). Sin embargo, participamos también de discusiones teórica acerca del género que involucraban a 30 personas de España y Latinoamérica vía tele-conferencia; planeando sesiones de los medios de producción local; y un seminario de ‘¿Qué es el Zapatismo Hoy?’en respuesta al Décimo-noveno aniversario de la emergencias del Movimiento Zapatista en Chiapas.

En una entrevista de nuestro documental, con Gustavo Esteva, escritor, ‘intelectual des-profesionalizado’y fundador de Unitierra, nos dijo: 

“No es una exageración decir que Unitierra es un lugar muy pequeño, componente de un intento general en México y otros lugares de crear una nueva sociedad, en el útero de la vieja sociedad. El viejo sistema lo está destruyendo todo, el ambiente, la madre tierra, la cultura, la sociedad, todo. Una nueva sociedad está naciendo y somos parte de este tipo de iniciativas tratando de hacer experimentos que pueden producir esta nueva sociedad.”

Gustavo Esteva, fundador de Unitierra.

Aun de diferente ecología, historia, cultura y lugar en el paisaje político, cada uno de los lugares que visitamos enfatiza en el aprendizaje transformativo que prioriza las conexiones con nosotros mismos, nuestras relaciones entre nosotros y con el ambiente.

El aprendizaje toma lugar en el corazón, las manos y en el hogar, no solamente en la cabeza.

El Aprendizaje Auto-Dirigido, el emprendimiento ecológico y social, las maneras indígenas de conocimiento y expresión artística, la permacultura, los medios de producción local y alternativos de energía y tecnologías de saneamiento ambiental todos juegan un papel en la pedagogía. Más importante, estas prácticas son parte de la vida cotidiana para las personas quienes aprenden en esos lugares. Constantemente éramos inspirados por su confianza interior, compasión y hospitalidad con nosotros y entre ellos, y cómo hablaban de sus propias experiencias de transformación y sanación.

Dentro de esta Revolución Silenciosa, el conocimiento no es perseguido por ganancias, o sólo para entrenar estudiantes para trabajos en el mercado. En lugar de eso, nutre la sabiduría real –el potencial de cada uno de transformarse a sí mismo y a sus comunidades.

Aprendiendo en estos lugares es Estar Vivo, porque está conectado a lo más importante de cada persona.

Las múltiples crisis comunitarias actuales son enfrentadas de frente, con soluciones creativas que inspiran confianza para un aprendizaje y la vivencia lleno de significado y empoderante. Esto permite y alienta a la gente a sentirse “más humanos” como Ryan y Narcisse nos enseñaron cuando los visitamos entre los pastizales de la Reserva de Blackfoot.

Traducido por Nicolás Méndez Rubio.

Este artículo fue publicado originalmente en OpenDemocracy.com en diciembre de 2014